Noticias para corredores

Loading...

martes, 22 de julio de 2014

ANDORRA ULTRA TRAILVALLNORD-LA RONDA DELS CIMS. CRÓNICA DE JOAN MARC



Las primeras luces de la mañana me despiertan. Sé que me he dormido. Efectivamente, son las 6 y el despertador lo puse a las 5. ¡La carrera empieza en una hora! Me arreglo lo más rápido que puedo pues aún debo caminar o, no sé, correr los 5 km que separan el cámping de Llorts y Ordino. Ando tan rápido como puedo mientras desayuno un paquete de galletas. Tengo la esperanza que algún coche bajará por la carretera y me llevará. Ya llevo 2 km y nada de nada, cuando me doy cuenta que olvidé las pilas de repuesto. Se me acelera el corazón algo más todavía y corro pensando que quizás alguien me las pueda dar o prestar porque voy sin blanca. ¡Ya estoy con las mismas de siempre antes de una carrera! Y es entonces cuando la providencia se me aparece en forma de coche. Es un organizador que no duda en llevarme. Y ahora las pilas. ¿A quién? Camino por algunas calles céntricas de Ordino en busca de alguna buena persona que pueda tener unas baterías. Nada. Y la providencia se me aparece de nuevo esta vez en forma de carnicero. No vende pilas pero cree recordar que tenía algunas por casa. ¡Y las tenía! Lo abrazo y casi le doy un par de besos. Prometo devolvérselas en cuanto termine (y así fue, intactas). En eso suena el himno que precede la carrera y a toda prisa paso el control de material y me meto lo más cerca posible del arco de salida. Ya no me hace falta ponerme nervioso. ¡Me sobra!.
Petardos, cohetes y confeti dan paso a la salida algo rápida para lo que se nos viene encima. Intento ponerme justo en el grupo detrás de los que van en cabeza y lo consigo. Veo que el grupo delantero lo encabeza un tío alto y con rastas que lleva una mochila que me recuerda a la de los soldados de la 2ª Guerra Mundial y unas bambas del Decathlon de no más de 10 €. ¡Y vaya si aguantó el tío! Aunque va siendo poco a poco adelantado, a mí me cuesta una buena parte de la primera subida chulísima, por entre los árboles de un bosque, al Coll d'Arenes (2539 m). En esto me doy cuenta que voy ligeramente acelerado y cuando intento apaciguarme veo un poco delante mía a una tía que parece subir a buen ritmo. Nada, echo un par de onzas más de carbón a la caldera y consigo enganchar con élla una vez pasado el Coll d'Arenes, en el cresteo que lleva a la Collada de Ferreroles (2533 m). No solo sube a un ritmo que para mí ya es bueno, también baja con mucha soltura. No dudo en seguirla hasta el refugio del Sortell (primer avituallamiento, 20 km de carrera, 1969 m). Allí bebo lo que puedo y como algo y salgo cuando élla sale. Ahora sé que va la segunda femenina y sé que se llama Nerea porque alguien la reconoció en el refugio.
Empieza la segunda subida que nos llevará a la Portella de Rialp (2509 m). Nerea va tirando de mí y yo la sigo aún sabiendo que voy ligeramente acelerado. Vamos cogiendo poco a poco a otro corredor con quien compartiremos el resto de la subida bajo un cielo que aquí en el norte está cubierto por una maraña de nubes. Vamos pasando grupos de senderistas que con sus caras nos dicen que no comprenden cómo demonios podemos correr por allí. Coronamos la Portella y la bajada es larga y me permite soltar las piernas ya un poco cansadas de la tan larga subida. Nerea sigue tirando con fuerza y yo ya planto bandera y decido bajar una marcha porque así me va a ser imposible terminar la carrera. Casi llegando a la Estación d'Arcalís (2000 m) se me pega detrás la que es en estos momentos la tercera mujer (iba a convertirse en la ganadora de la carrera). Llegamos prácticamente juntos a Arcalís donde hay una animación tan efusiva de familiares y curiosos que por un momento me dan ganas de dar un sprint. Yo me tomo mi tiempo para beber y comer que ya noto que las piernas no van igual. Las dos mujeres se largan en menos de dos minutos pero yo ya tengo la determinación de ir a mi ritmo y olvidarme de seguir a nadie.
Después de unos 10 minutos, abandono la comodidad y empiezo a subir la Brecha d'Arcalís (2716 m) ya a mi ritmo. Es una subida contundente, a tramos campo a través. Las piernas las llevo algo fatigadas y resoplo en cuanto tengo que dar algún paso más largo, siempre hacia arriba y con una pendiente que da miedo. En una de las zancadas se me resbala el pie y se me cogen el cuádriceps de una pierna y el gemelo de la otra. El corredor que viene detrás mío me ayuda y me aconseja que tome sales. Lo he hecho en forma de isotónica en los avituallamientos pero tendré que incrementar la cantidad. Alcanzo la Brecha d'Arcalís como puedo y me doy un pequeño respiro antes de seguir con pequeñas bajadas y subidas hasta el Clot del Cavall (2588 m) desde donde veo el temible Comapedrosa y los picos que lo rodean que parecen más bien la entrada a Mordor. También veo a lo lejos los neveros de la Pica d'Estats y detras mío la Vall Nord donde está Ordino y la meta. Una bajada técnica y una subida algo durilla pero corta me llevan a Pla de l'Estany. Hace una viento terrible. Hago el ritual de beber todo lo que puedo y comer un caldo con fideos, unas galletas y fuet. Nos avisan que la subida es dura. Esta me la conozco muy bien pues la hice el verano anterior (900 m en 3 km). Es prácticamente un km vertical y con tantas piedras que podrían hacer unos cuantos pueblos de casas rústicas. En la cima (2939 m) nos esperan un nutrido grupo de chavales que no para de animarnos y hacen que uno no piense en nada más que en seguir. Las vistas son verdaderamente espectaculares. Este año no hay tanta nieve como en otros pero aun así hay ciertos neveros en la bajada en los que decido bajar con el culo. Tras tres km de muy bonita bajada llego al refugio de Comapedrosa (2260 m) donde me esperan de nuevo la bebida y comida de siempre. Veo al corredor que me ayudó. Lo saludo. Va bien y ya se marcha. Salgo algo más tarde que él. Ahora nos enfrentamos a una subida corta con rampas fuertes que nos lleva a la Portella de Sanfonts (2581 m) desde donde cresteamos hasta el Alt de la Capa (2575 m) para luego descender a la carretera que nos llevará al Coll de la Botella (2069 m), siguiente avituallamiento. Este tramo ha sido relativamente fácil y apenas si he gastado fuerzas. Me siento mejor, con fuerzas, con ganas de seguir. Me veo con tiempo de llegar a la Margineda (70 km) antes que caiga la noche.
No tardo ni 10 minutos en abandonar el avituallamiento para enfrentarme a una subida que precede a una temible bajada de 1500 m de desnivel y con tramos técnicos que me deja los cuádriceps machacados. Consigo el objetivo de llegar a Margineda (900 m) antes de la noche. Aquí me espera un avituallamiento algo más completo. Es un punto muy crítico para los corredores: yo lo sé por mi experiencia en la Mític de hace dos años. Aquí el que llega con fuerzas sigue pero el que no... la ducha, un punto de fácil acceso con coche, las colchonetas a modo de cama, el cansancio, el pensar que nos queda mucho más de la mitad de la carrera por delante, lleva a muchos a tirar la toalla. Mientras estiro veo que hay corredores que deciden intentarlo otro año, que ya es suficiente para ellos. Siento lástima por ellos. Los voluntarios no pueden hacer nada por hacerles desdecir, la decisión está tomada y la mente ha bloqueado toda voluntad. La mente abandona al cuerpo y el sueño de llegar se esfuma. Yo no pienso en eso. Entretengo mi mente con la canción que tantas veces he escuchado con Maribel. Y me encanta. Me da fuerzas para seguir. Y sigo. Sigo con determinación.
Viene una subida dura al coll de la Gallina (1911 m). En la subida cojo al corredor que me ayudó cuando me dieron los calambres. Se alegra de verme y decidimos ir juntos. Tras un inicio por un sendero bastante empinado, ahora vamos por una pista forestal ancha y de poca inclinación. Decido ponerme a correr pero a los pocos minutos mis piernas me dicen que hay que seguir andando. Mi compañero, que pensaba que estaba bastante más atrás, no tarda nada en cogerme y me aconseja con un acento catalán que apenas logro entender que mejor caminar que correr: “malgastas energía corriendo hacia arriba”. Así que decido hacerle caso y caminar lo más rápido posible. Sin mucho esfuerzo coronamos el Coll de la Gallina y empezamos a correr con suavidad cuesta abajo. Ya no puedo dar zancadas. Las piernas solo dan para ir dando saltitos. En la bajada mi compañero me cuenta que es portugués y que trabaja de repartidor y que sale a correr cuando puede, sin hora fija. Pues está muy fuerte el tío a pesar de eso, pienso para mí.
Después de una larga bajada me avisa que vamos a enfrentarnos a la subida más dura de todas. También la conozco del verano anterior aunque fuese en sentido descendente. Sé que es muy larga pero me parece muy poco dificultosa y además a mí se me dan muy bien de ese estilo tan machaconas. La subida al Pic Negre de Claror (2642 m) es, efectivamente, muy larga pero la pendiente es muy fácil de llevar incluso a estas alturas de la carrera. Lo peor es el frío y el viento que van a más en la subida. Tenemos que parar a ponernos guantes y algo en la cabeza. Cuando coronamos ya está amaneciendo y la bajada al refugio de Claror la hacemos sin frontal. No puedo creer que sea ya de día. ¿Tantas horas llevamos corriendo ya? Y cuando desde la cima miro lo que tenemos aún por delante me doy cuenta que la carrera empieza ahora.
Mientras bajo al refugio de Claror vuelvo a recordar mi canción de la carrera. Desde aquí hasta la estación de esquí de Pas de la Casa es un terreno que también conozco muy bien y eso me hace ir anticipando lo que hay mientras revivo las experiencias del verano pasado. Llevo ya 24 horas de carrera y empiezo a vivir la carrera como un sueño en el que ya he estado. Los picos, los pasos de montaña, los avituallamientos, se van sucediendo. Mi ritmo es constante y bueno. Me siento bien. Sé que voy a llegar, lo sé. El paisaje por donde discurrimos hasta el Pas de la Casa es espectacular y me hace sentir muy feliz viéndome allí corriendo y trasteando con los palos. Paso a paso, piedra a piedra llego a Pas de la Casa (avituallamiento, 2100 m, 130 km).
Sin darme cuenta mi compañero de viaje ha quedado atrás en algún avituallamiento quizás, no lo sé, con mi ensimismamiento no me he dado ni cuenta. Me tomo mis 15 minutos para reponerme y sigo con la misma convicción con la que llegué a Pas de la Casa. Aquí hay un tramo hasta el Port Dret que no conozco pero lo demás ya lo hice en la Mític. Ya sé lo que me queda, lo puedo anticipar. Sé que quedan un par de subidas que dan miedo. Cuando llego al refugio de Cóms de Jan, uno de los voluntarios me dice que solo me queda llegar hasta aquel paso de allá, que yo mirando hacia donde me indica me quedo petrificado de lo lejos que me parece. ¿Y eso son solo 5 km? Entonces me doy cuenta de lo que en estas montañas significa un solo km. Aquí hay que pelear hasta el último paso. Además la última subida es psicológicamente dura porque cuando ves que casi alcanzas el nivel del paso, viene una bajada de unos cien metros de desnivel que a esas alturas pesan más que mil de los iniciales.
Tengo ya mucho sueño y mucha hambre. En un momento de la subida se me va un pie y apoyo mal el bastón. Instintivamente lo suelto para no romperlo y desliza unos metros ladera abajo. Bajo a por él y cuando subo sobre una piedra gorda para darle alcance esta cede para mi sorpresa, con tan mala suerte que me caigo de culo sobre ella (menos mal que en la zona plana) y consigo zafarme de ella para no rodar ladera abajo. Me duele el culo y tengo algunos rasguños en brazos y piernas. Por fin corono el puerto. Desde aquí a la meta quedan 18 km, 5 km técnicos hasta el refugio del Sorteny (primer avituallamiento también). Tengo ya una sonrisa en la cara que nadie ni nada me la quita, aunque sé que todavía hay que pelear durante casi tres horas más.
En el refugio solo paro a reponer líquido y me marcho para ver si consigo ponerme a correr de continuo. Al principio a tramos, como calentando otra vez los motores oxidados de tanto machaque, esperando que con suerte la nave nodriza después de una eternidad viajando a la deriva por el espacio encienda sus propulsores de nuevo. Y pacientemente lo consigo. Arrancan mis motores. Consigo correr de continuo. Ya no paro ni en las pequeñas subidas que quedan. Adelanto a algún corredor de la Ronda dels Cims y algunos de la Mític, más frescos, me adelantan. Pero nada me despista de mi obcecación por tirar y tirar.
Son cerca de las 10 de la noche y tengo que llegar sin el frontal. Me parece estar viviendo otra vez en un sueño. Pero es que también tengo mucho sueño y a veces pienso que me caeré y me quedaré dormido. Paso a Nerea que está abatida y solo puede caminar. La animo en los pocos segundos que me pongo a su lado y sigo. La meta está cerca y la canción que a ratos he ido tarareando mentalmente durante la carrera me viene a la mente. Y mientras la recuerdo giro una curva y es entonces cuando veo la meta y no solo de la carrera también personal.
En ese momento dejo de correr. No quiero correr. No tengo prisa ya. Quiero vivir y sentir estos últimos metros que me quedan. Saborearlos, disfrutar con ellos, ver que los días y días de entrenamiento han merecido la pena. Me siento muy feliz. Pienso en Maribel. Pienso que está viéndome desde algún lugar. Siento que me da un abrazo y es entonces, con los ojos vidriosos, ahora sí, cuando levanto los brazos antes de cruzar la meta.
Hay mucha gente alrededor mío. Me felicitan. Alguien me da un obsequio por terminar. No lo miro, ya noto que los niveles de adrenalina empiezan a bajar y sé lo que esto significa. A pesar de las sugerencias de muchos que me siente y tome algo, no lo hago porque sé que me va a entrar una hipotermia. Ando como puedo hasta el pabellón donde dejamos las mochilas para cambiarnos. Ya soy un viejo de renqueante. Las escaleras las bajo apoyado en la barandilla. En la ducha, al quitarme la mochila de correr, noto que el pequeño dolor en el hombro que he ido arrastrando la tercera parte de la carrera se ha convertido en un dolor que apenas si me permite mover el brazo. Me desvisto como si tuviera 80 años, ni uno menos. Menos mal que el ambiente es muy cálido, de lo contrario estaría temblando de frío. Aun así veo corredores temblando. Estos sí se han parado a descansar antes de ducharse.
Con el brazo izquierdo medio consigo limpiarme y vestirme de nuevo. Debo ir al fisioterapeuta. No puedo mover casi el brazo. Los fisios me dan un tute que no veas y consiguen que mi brazo recupere cierta movilidad. Al bajar la camilla noto que he vuelto a envejecer 10 años más. Ya no renqueo, ya me arrastro. Las voluntarias del hall se compadecen de mí. Se me pasa por la cabeza que aún tengo que ir hasta el cámping de Llorts y es entonces cuando pienso que caminando no llegaría hasta el amanecer. Así que sin ningún pudor les pido, les ruego, les suplico que alguna me lleve al cámping. Y la providencia que tanto se me ha aparecido en esta carrera, vuelve en cuerpo de mujer que me lleva hasta el cámping.

Recuerdo tardar no menos de 10 minutos en recorrer los poco más de 100 metros que hay de la puerta del cámping hasta mi tienda. Tardo media hora en ir al cuarto de baño, lavarme los dientes y volver y otra media en arreglarme y mandar un mensaje de tranquilidad a Maribel. “Hace un rato que terminé. Estoy molido de cansancio. No he podido avisarte antes. Me han acompañado al cámping. Mañada te cuento. TQ.” Y tras esto el móvil se me cayó de las manos y yo caí en un sueño del que no me desperté hasta doce horas después.

domingo, 13 de julio de 2014

II CARRERA POPULAR DIA DE LA JUSTICIA GRATUITA Y DEL TURNO DE OFICIO

I

Este domingo 13 de julio se celebró en Málaga la II Carrera Popular Dia de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio organizada por el Colegio de Abogados de Málaga. El Decano , Francisco Javier Lara, valora que es importante que se realicen este tipo de actos en estos momentos en los que se quiere aprobar una ley que, a su juicio, va a suponer un retroceso en los derechos fundamentales de los más necesitados ( leer la noticia en Diario Sur).
En el aspecto deportivo es una carrera de 10 kilómetros con salida desde el Muelle Uno y que transcurre por el Paseo Marítimo de La Malagueta. La participación fue de 500 atletas, muchos de ellos abogados. Entre estos se encontraban dos de los nuestros, Rafael Comino y Jose Carlos Calderón. Asistieron además, Manuel Marín, Oscar Güil, que abandonó por lesión, Vanessa Ruiz, María Jesús Márquez.
Hay que destacar la gran actuación de Manuel Marín, quién tras su periplo vacacional, vuelve con ganas, consiguiendo un tiempo de 38:09, segundo puesto en Veteranos B. Rafael Comino también dejó su sello de calidad con 42:59, cuarto puesto en la misma categoría. Los tiempos de Jose Carlos, Vanessa y María Jesús fueron 50:03, 54:03 y 58:06 respectivamente. 
Por último comentar que la familia Comino corrió casi al completo al participar en la prueba paralela de 3.000 metros sus dos hijos mayores. Pablo, además quedó en tercer puesto.

lunes, 7 de julio de 2014

La familia Garrido-Drozdowska triunfa en Polonia



La familia Garrido-Drozdowska se encuentra de vacaciones en la tierra de Joanna, Polonia, como cada verano. Los cuatro son deportistas, los mayores de nuestro club y los hijos de la U.A. Benalmadena y no han dejado de correr y participar en carreras populares de este país. José Peluki nos informa de su participación en la prueba de 10 km.de la localidad de Goworowo con un recorrido mixto campo-asfalto, además en un horario poco usual para nosotros, las dos de la tarde. Hizo un tiempo de 45' consiguiendo el puesto 18º absoluto y 6º de su categoría, lo cual lo convierte en uno de nuestros atletas con mayor palmarés internacional. También participaron en otras distancias Jurek y Victoria. El mayor, sobre 3 kilómetros, ganó en su categoría al igual que Victoria sobre 1 kilómetro. Joanna descansó e hizo de reportera.

Nota de la redacción:
Sabemos que en el club hay grandes viajeros y hasta alguno que participará en grandes maratones europeos. Desde el blog os invitamos a contarnos estas experiencias deportivas. La dirección de contacto es abmancbo@gmail.com.

miércoles, 2 de julio de 2014

X Campeonato de España de Carrera de Montaña


Por Rocío Ortega

Buena forma de cerrar la temporada de carreras, ni más ni menos que con el “X Campeonato de España de Carrera de Montaña” celebrado este pasado domingo día 29 de Junio en Cercedilla (Madrid).
Si bien la montaña ya llamaba mi atención, no estaba entre mis planes el participar en una prueba así por estas fechas en las que la mente ya está en “modo vacaciones”. Pero bastó con una llamada en la que nos informaban que CAPOL estaría ahí compitiendo por equipos, pues se disputaba tanto campeonato individual como por clubes.
Era una locura pensé. Más bien una temeridad estrenarme en la montaña en un nivel de campeonato de España y más aún contando solo con tres semanas para prepararlo. Lo más parecido hasta entonces había sido participar en la Vertic Night de Los Montes de Málaga en Noviembre del 2013 donde, con caída al canto, tuve ocasión de comprobar el riesgo que conllevan estas carreras.
Pero enseguida el miedo a las caídas, posibles lesiones, el respeto que me generaba la montaña y un campeonato de España, se tornaron en motivación para afrontar un nuevo reto.
A marcha forzada, previa charla con Román, adapté un poco el entreno que estábamos llevando y subí en tres ocasiones al Calamorro donde enseguida pensé “en qué embolao me he metido...” cuando noté que al minuto dos de coger una cuesta me faltaban piernas y pulmones, quedándome atónita al observar que mi gps marcaba una media de 8:40 min/km, un ritmo de abuela pensé...
A tan solo un día de la competición una compañera se lesiona y el equipo se quedaba cojo. Justamente era la especialista en montaña y con esta baja las expectativas de podium para las féminas se esfumaban.
Llegó el día de la competición, dispuesta a sufrir y darlo todo, pero iba tranquila ya que me sentía una novata. No conocía a mis rivales y tampoco me importaba pues mi objetivo era hacer una carrera decente, no despeñarme y acabar con buenas sensaciones y “más ganas de montaña”.
A las 11:00 horas salida desde el centro del bonito pueblo de la sierra madrileña y empezaron las subidas desde el primer metro, unos 600 m con tramo de asfalto, ya se escuchaban los jadeos de las participantes. Entre el público un grito de ¡pasitos cortos! al que hice caso. Estaba atenta con los cinco sentidos, de todo quería aprender, me sentía principiante. Los tres primeros km fueron de fuertes subidas, salí “reservona” pero ni aún así pude evitar el bloqueo de piernas y llegaron las inseguridades. Pensé que si los cinco restantes kilómetros que me quedaban eran así no podría aguantarlos, que yo mejor vuelvo a mis carreras de asfalto que me iban tan bien...
Pronto el circuito comenzó a resultar mucho más atractivo adentrándonos en plena naturaleza, entre pinos, piedras, senderos estrechos, multitud de giros, bajadas a la vez que subidas, muy buena señalización y controladores de la organización en diversos puntos que a la vez que marcaban el recorrido nos daban ánimos. No quitaba ojo al suelo por temor a caerme pero con el rabillo no me quería perder el paraje donde me encontraba con impresionantes vistas de la capital. Sufría por el gran esfuerzo pero a la vez disfrutaba como una enana de la carrera y del lugar.
Aprendí que al crono no hay que hacerle demasiado caso y que hay tramos en los que andar resulta más eficaz que seguir corriendo o arrastrándose. Ésto me costó asimilarlo, pues para mi cabeza echar a andar en una carrera es como una retirada y no lo admitía, hasta que observé como las rivales a las que superaba en llano me pegaban una buena pasada en los ascensos más pronunciados cuando por unos segundos paraban a tomar aliento.
Mis piernas se cargaban de forma diferente que en el asfalto, la idea era apretar en los llanos pero tanto desnivel hacía mella en mi cuerpo y llegué a sentir una especie de bloqueo muscular de piernas que me impedía incrementar el ritmo en las zonas previstas. Ésto, además de que el abrupto terreno no estaba como para ritmos elevados, bien lo saben tres de los cuatro integrantes del equipo masculino que sufrieron caídas, llegándose uno de ellos a tener que retirar. Y el mismo circuito era para hombres y mujeres, pero aquí la prudencia femenina sirvió para mucho ¡jajaja!.
Entorno al 5º km empecé a disfrutar plenamente de la carrera, los descensos con más calma me permitieron reponer fuerzas y acelerar en otros puntos donde el terreno me lo permitía y tenía la emoción de llevar a dos contrincantes próximas dando lugar a un pique sano entre las tres.
En ningún momento sentí el temido flato ni me caí. El público me advertía de que llegaba el último km y era bajada en asfalto. Entonces me vine arriba, un subidón que me permitió acabar la carrera en sprint, cruzando la meta emocionada por lograr la hazaña en 21ª posición con un tiempo de 44:05 en los 8´500 m de carrera, donde existieron desniveles de hasta 500 metros.

Sabor agridulce al comprobar que por tan solo doce segundos no nos llevamos el bronce por equipos. Nos falto nuestra atleta de montaña para conseguirlo. Y a nivel individual estoy satisfecha con mi participación, no está mal quedar a mitad de tabla (21 de 43 chicas) para haber sido mi estreno y sobre todo por la falta de planificación y preparación específica. Lo más importante para mí han sido las ganas de volver a correr por montaña, así que compañer@s os animo a aventurarse en la montaña

jueves, 26 de junio de 2014

XVI Edición 10 Kms. en Pista Veteranos Feria de San Juan-Arroyo de la Miel


   El miércoles 25 de junio se celebró en la pista de atletismo de Arroyo de la Miel este evento, ya clásico en el deporte local y organizado por el PDM de Benálmadena  y nuestro club, C.A. Arroyo de la Miel, dentro de la semana festiva de San Juan. Para muchos de nosotros supone un punto y final a la temporada y el inicio de un breve descanso competitivo, culminado más entre amigos que rivales deportivos con una pequeña fiesta gastronómica. 
   Como siempre, los primeros en participar fueron los más pequeños y los jóvenes en sus diferentes distancias. Este año, al igual que el anterior, corrieron en algunas pruebas atletas estadounidenses que visitan nuestra localidad, pertenecientes a la  organización cristiana Atletas en Acción. La carrera que da nombre a la prueba se celebró en dos series, debido al número de deportistas inscritos. La primera de ellas, la menos rápida, fue ganada por Manuel Jesús Olivero, con un tiempo de 41:01, y Silvia Cañadas, con 48:22. Entre los nuestros mejoraron tiempos Andrés y Jaime. La serie estrella, la menos lenta, fue ganada por  Agustín Molina, con 34:07, seguido por nuestro Luis Enrique Lérida, con 34:33, y Antonio Caba, con 34:43, del CA Torremolinos. Es curioso que el ganador fuese el nuevo entrenador de Luis. Tal vez esta victoria haya sido una primera lección entre maestro y pupilo. También pudimos ver correr a nuestro montañero Joan Marc, así como las retiradas de Manuel González y de José Luis Cañadas, éste por lesión. Por otra parte, recordaremos el esprín final entre Antonio Molina y Víctor Ruiz en una recta final espectacular.
   Finalizadas las pruebas, los participantes y acompañantes pudieron relajarse y charlar durante el ágape que nos ofreció nuestro  club. Por último, mostrar nuestro agradecimiento a todos los voluntarios, a los que controlaron las vueltas del 10.000, a los que estuvieron en la mesa de inscripciones, en la barra, en la cocina, al micrófono, etc.

Fotografías de la carrera
Fotografías de la entrega de medallas
Clasificaciones

Para descargar las fotos una vez en el álbum hay que seguir los siguientes pasos:
1. Hacer doble click con el botón izquierdo del ratón
2. Ya en la foto que nos interesa hacer un click con el botón derecho y seleccionar el tamaño de la imagen que queremos descargar.
3. En esta nueva ventana podemos pulsar en descargar el tamaño anterior o elegir otro distinto y la foto se bajará en nuestro ordenador.


martes, 24 de junio de 2014

I Carrera Nocturna Ciudad de Málaga



La noche del sábado pasado se celebró en Málaga la I Carrera Nocturna Ciudad de Málaga. Las expectativas de los 1300 atletas inscritos eran grandes por el horario infrecuente y apetecible para correr en verano. Para la mayoría de ellos era una buena ocasión para correr relajadamente con los amigos por la ciudad. Nuestro compañeros Susana  Fernandez, Jose Luis Cañadas, Santi Mera, Antonio Pineda y Jaime Salas fueron con esas intenciones al menos. La distancia de la prueba era respetable, 12 kilómetros, y la gran participacin exigían un buena organización, pero no fue así. Nos lo cuenta Santi: "Caos y desastre organizativo en la I Carrera Nocturna del pasado sábado 21/06/14. Sea la inexperiencia, sea la falta de coordinación, el resultado final sólo se sostuvo por la fe y las ganas de hacer deporte de 1300 corredores. A las altas temperaturas y la alta humedad de la noche malagueña, añádase un recorrido aburrido y plano, cambiado la semana antes, con doble vuelta a la parte más sosa de la media maratón y sin más público que los peatones eventuales que circulan a esa hora. Además, la falta de agua durante el recorrido y la escasez en la meta propició situaciones dantescas que sólo la buena educación impidió que fueran a más. ¿Hay que esperar a una desgracia personal para que se ponga remedio? Lo dicho, profunda decepción y pocas expectativas de repetir en ediciones venideras. Señores de Global Tempo, muy mal..." 
En el aspecto puramente deportivo resultó vencedor David Lahera con 43:35 y Beatriz Jiménez con 51:38´.

lunes, 23 de junio de 2014

Milla Urbana de Montemar 2014




Por Antonio Burgos

   El sábado 21 de junio se disputó en nuestra localidad vecina esta clásica competición veraniega. La participación fue de 126 atletas y los ganadores fueron Nayibbe Hioulat, con 4:52,  y Paula González, con 6:22, en categorías masculina y femenina respectivamente. 
   La distancia (que debía ser de 1.609 metros, pero que en realidad fue de 1.730 metros) es legendaria en el atletismo mundial y británico en especial. A la altura de esta historia estuvieron nuestro bravos corredores Joanna, Ana, Blas y Salva. Manuel González estaba en la salida dispuesto a participar, pero el retraso del pistoletazo le impidió correr por tener que atender obligaciones laborales. Digo esto para acallar y mitigar la leyenda de Curro Romero que algunos maledicentes le están creando. El podio de Veteranos C estuvo casi copado por los nuestros, Blas y Salva, que escoltaron a Fernando López, del Torremolinos. Esto es algo rutinario para Blas, pero todo un acontecimiento para nuestro profe, que llega en gran momento de forma para la gran batalla del 10.000 de San Juan, donde amenaza con adelantar en el escalafón a legendarios toreros. Ana María González Galiano también hizo podio, con el tercer puesto en Veteranas B.
   Los tiempos oficiales de nuestro compañeros fueron, por orden de llegada, Blas 5:59, Salva 6:26, Ana 7:36 y Joanna 9:19.